Es muy probable que en más de una ocasión hayas escuchado términos como flujo de caja financiero, FCF, flujo de liquidez, cash flow, o bien, flujo de caja.Quizá puedan sonar obvios, sin embargo, lo cierto es que muchos emprendedores aún no comprenden cuál es su importancia, incluso pueden llegar a confundir dichos conceptos. Por ahora te damos un adelanto: todos se refieren a lo mismo, además, son nada menos que uno de los indicadores de mayor relevancia para la supervivencia y continuidad de tu negocio, es decir, gracias a ellos puedes medir el alcance de tus objetivos financieros.

En este artículo sabrás a qué nos referimos, lo sencillo que resulta calcularlos, así como su utilidad para la toma de decisiones.

Flujos financieros: qué son y por qué saberlo

Los flujos financieros se refieren a la circulación de efectivo de tu empresa u organización. A grandes rasgos, representan toda entrada y salida de capital en un periodo específico, es decir, es la forma en que se sigue el dinero, desde dónde sale, hasta dónde va a parar, además de los espacios temporales en que estas operaciones ocurren. Este conocimiento será crucial para entender cómo se produce y se distribuye el dinero de tu negocio. 

De esta manera, calcular los flujos financieros te revelaran información tan decisiva como la liquidez, o te arrojará cifras que te ayudarán a entender desde la rentabilidad de tu negocio, así como la utilidad, hasta la previsión del tiempo de supervivencia que tiene asegurada tu empresa, o sea, cuántos meses o años tendrá de vida. En términos simples, la principal finalidad de realizar estos procesamientos de datos es saber si los ingresos son mayores a los gastoso viceversa.

Asimismo, con esta información podrás tener mejor control sobre dichos flujos financieros, y te permitirán saber si son sanos, cuál es el punto de equilibrio de tu negocio, o inclusive determinar cuándo es el momento en que tu empresa necesita de un financiamiento y de qué tipo. También es posible que sepas la cifra que podría llegar a requerir tu empresa, entre otros aspectos que son importantes para conseguir que tu organización se mantenga a flote.

Otros beneficios que nos puede brindar el cálculo de los flujos financieros, a través de la información resultante, son:

  • Estructurar una base que puedas integrar a tu plan empresarial y que te sirva para futuros requerimientos crediticios.
  • Prever posibles déficits económicos y contrarrestarlos con la búsqueda de algún financiamiento.
  • En caso de que los registros arrojen saldos positivos, podrás invertir en el Mercado de Capitales con el objetivo de aumentar tu fuente de ingresos.
  • Idear soluciones ante imprevistos como emergencias, entre otros inconvenientes a los que podría enfrentarse tu empresa.
  • Responder preguntas como: ¿Estás en posibilidad de invertir dinero en más negocios?, ¿Qué tanto material puedes adquirir para tu compañía?, ¿Es factible que solicites un crédito?, ¿Puedes solventar las deudas en la fecha requerida?
  • Además, es una medida que podría prevenir el descrédito e incluso la quiebra. 

¿Cómo se clasifican los flujos financieros?

La información sobre los recursos materiales que produce un negocio, tanto los flujos de ingresos como de egresos de efectivo, en un lapso determinado, se utiliza para mostrar cuál es la acumulación neta de los activos líquidos durante un ciclo específico.  Por lo general, se dividen en tres tipos distintos: 

1.- Flujos de caja operativos

Se refieren al efectivo que es recibido o expendido, fruto de las actividades económicas de tu empresa, por ejemplo, los ingresos de los productos o servicios vendidos y los egresos que generan los pagos a los proveedores. En otras palabras, este concepto se refiere a los ciclos operativos de tu negocio, como cuánto compras y cuándo; cuánto vendes y cuándo; cuánto cobras y cuándo; cuánto pagas y cuándo. Por ejemplo, los ingresos cobrados a clientes por prestación de servicios y venta de productos.

En ese sentido, son la cantidad de dinero en efectivo que ingresa y sale de la compañía por medio de las transacciones que directamente se relacionan con su actividad, es decir, son aquellas que se referen a las actividades principales de la empresa. Esto sin tener en cuenta los costos de financiación. 

2.- Flujos de caja de inversión

Se refieren al efectivo que es recibido o expendido, tomando en cuenta los gastos en inversión de capital que representarán un beneficio a mediano o largo plazo para tu empresa. Estos son los egresos e ingresos por concepto de inversiones. Es decir, son aquellas que indican en qué se ha invertido o desembolsado capital, con la expectativa de convertirlo en beneficios para el negocio a futuro. Por ejemplo, puede ser la adquisición de maquinaria nueva o el pago por uso de licencias de software.

De esta forma, los flujos de caja de inversión son el monto de dinero que entró o se gastó, de acuerdo a las inversiones efectuadas por la empresa que, de manera general, se destinan a productos financieros que se pueden convertir en liquidez, además de la compra de bienes tangibles, como propiedades, o intangibles, como las patentes o licencias. 

3.- Flujos de caja de financiamiento

Estos son el efectivo que es recibido o expendido, producto de las actividades económicas, como la recepción o el pago de préstamos, las emisiones o recompra de acciones, incluso el pago de dividendos a los accionistas de la empresa. En otras palabras, son aquellas vinculadas con el capital de la compañía, así como todos los aspectos relacionados con la financiación del ejercicio del negocio.

Igualmente, son los movimientos realizados en efectivo de las inversiones financieras de la compañía, también relacionados con su actividad empresarial, como son el pago de los créditos o el dinero recibido de la emisión de acciones del negocio.

¿Cómo se calcula el flujo de financiamiento?

Ahora sí, explicado lo anterior, hemos llegado a la parte práctica que te permitirá calcular de forma correcta los flujos de liquidez. Sin embargo, no está de más aclarar que es imprescindible mantener al día las finanzas de tu negocio, así como tenerlas organizadas.

Para calcular el flujo de financiamiento, primero debes calcular cuáles son las ganancias brutas. Éstas se refieren a las entradas, menos el monto de los gastos generados por la actividad de la empresa. Aquí no se incluye la amortización, las existencias ni el pago de los impuestos.

Ya que tienes las ganancias brutas, deberás calcular cuáles son las ganancias netas, es decir, las ganancias antes del pago de impuestos, así como los intereses. Esta cantidad se consigue al restar los gastos derivados de las ventas, así como los gastos amortizables, además de agregar otro tipo de ingresos.

Entonces, para conocer las ganancias netas debes restar los impuestos e intereses.

Una vez que obtengas las ganancias netas, tendrás que calcular el flujo de financiamiento. Con esto nos referimos al efectivo que entra y sale de tu empresa. Éste se calcula añadiendo las ganancias netas a las amortizaciones realizadas en el periodo, por medio la siguiente fórmula:

Flujo de financiamiento = ganancias netas + amortizaciones + suministros + cuentas por pagar – cuentas por cobrar

Como te habrás dado cuenta, básicamente para hacer el cálculo debes contrastar la información de los ingresos y egresos de tu empresa. Entonces, si el estado de flujo de financiamiento resulta ser positivo, esto nos indica que los ingresos de la compañía fueron mayores que los gastos que realizó; no obstante, en caso de que este resulte ser negativo, quiere decir que el negocio ha gastado más recursos de lo que ha ingresado por medio de su actividad.

Por lo general, el cálculo del flujo financiero se dispone en filas y columnas. En las primeras se indican los periodos, mes tras mes, de preferencia; y en las segundas, las entradas y salidas de efectivo. De esta manera, las entradas abarcan todo aquello que ingresa a tu empresa gracias a su actividad comercial, mientras que las salidas son todo el dinero que egresa. Estas últimas incluyen los costos variables, fijos y mixtos, por ejemplo.

A modo de referencia, podrás visualizar cómo lucen estos datos en una plantilla de cálculo simplificada a continuación:

Enero 2020 Febrero 2020 Marzo 2020 Abril 2020
Efectivo inicial 3,000 5,100 5,000 4,800
Ingresos o entradas
Ventas 5,000 3,000 3,700 1,000
Total de ingresos o entradas 8,000 8,100 8,700 5,800
Egresos o salidas
Sueldos 800 800 1500 1500
Compras 700 1,500 2,000 3,000
Gastos generales 500 800 400 800
Gastos de capital 900 0 0 1,000
Total de egresos o salidas 2,900 3,100 3,900 6,300
Efectivo final del periodo 5,100 5,000 4,800 (500)

Una manera sencilla de obtener estos datos puede ser a través de un sistema contable, como QuickBooks, con el cual podrás llevar a cabo una organización adecuada de tus finanzas. Mediante esta plataforma lograrás hacer de tus procesos contables mucho más amigables y rápidos. Algunos de los beneficios que puedes encontrar en este software son las facturas automatizadas, también te permite registrar todas tus facturas y monitorearlas, cotejar transacciones, gestionar tus pagos, hacer reportes avanzados, entre muchas más funcionalidades que te ayudarán a mantener tu negocio saludable.

Contact us

Find us at the office

Trailor- Verkamp street no. 63, 81415 Zagreb, Croatia

Give us a ring

Dezha Manci
+38 695 645 231
Mon - Fri, 8:00-22:00

Reach out